Más información del hotel: características, precios, disponibilidad, fotos,reservas...AQUÍ

 A INGLATERRA EN BARCO

Para ir de viaje a Inglaterra, una buena opción es ir en barco. La calidad de los ferries de la compaía Brittany Ferries que salen desde Santander o Bilbao con destino Plymouth o Porstmouth, respectivamente, en el sur de Reino Unido, es excepcional, casi de crucero de lujo. Una gran ventaja de viajar en estos barcos es que puedes llevar tu propio vehículo, y así se puede recorrer Gran Bretaña sin tener que preocuparte de buscar un vehículo de alquiler adaptado (algo difícil de encontrar la mayoría de las veces). Así lo hicimos nosotros en un mes de julio y todo salió bastante bien.

 

Empecemos por el barco. Embarcamos en  Santander con dirección a Plymouth, desde conde todos los miércoles sale un ferry a las 21:30 hotas, lo que permite llegar con comodidad desde cualquier punto de España. (Nosotros fuimos desde Coruña y nos dio tiempo a recorrer Santander y tomar una cerveza unto la la bonita playa de El Sardinero).

 

Hay camarotes especiales para discapacitados superamplios y cómodos, situados junto al salón principal del barco que se pueden elegir a la hora de hacer la reserva. El baño es totalmente accesible.

 

En el buque no hay problemas de movilidad. Cuenta con varios ascensores para ir a cualquiera de sus plantas y se pueden recorrer con total facilidad las cubiertas, de tal forma que podemos pasar un viaje agradable inspeccionando rincones.

 

Para hospedarnos en Reino Unido elegimos Rosecraddoc Holiday Village, una finca de bungalows de vacaciones situados en el valle tranquilo y boscoso de Liskeard, por donde fluye el río Seaton, a unos 35 km de Plymouth. El complejo tiene la calificación de accesibilidad, ya que algunos bungalows (no todos), no presentan inconvenientes para acceder a su interior. Es importante que a la hora de reservarlos se indique que es para silla de ruedas, así no nos encotraremos sorpresas. Los apartamentos o "casitas de vacaciones" como ellos los denominan, están completamente equipados, incluso con lavadora. Por dentro de la finca se pueden dar enormes y plácidos paseos, en el río se puede pescar y los niños, además,  tienen una zona de juegos.

A unos seis km, en las afueras de Liskead, hay un centro comercial accesible con carritos especiales para silla de ruedas, servicios y aparcamientos reservados para personas con discapacidad, lo que resulta muy práctico para hacer la compra. Además, un día a la semana hay, en el aparcamiento, un mercadillo de segunda mano muy interesante.

 

Como hemos llevado nuestro coche, desde Liskeard podemos hacer diferentes excursiones. Un lugar al que iremos por carreteras que parecen desfiladeros, a poco más de 100 km, es Land's End, un cabo en el oeste de Cornualles con unos acantilados que paralizan la respiración a cualquiera. Allí hay un puente colgante al que se puede llegar en silla, y que realmente parece el fin del mundo. Aunque sea verano suele hacer bastante frío, por lo que hay que ir preparado.

 

Otros días se pueden dedicar a ir a Londres. Hay unos 400 km, por lo que lo mejor es salir temprano y dormir allí. Para alojarnos recomendamos The Blind Hotel. Un céntrico, accesible y cómodo hotel que, además, tiene muy buenos precios. Desde allí podéis patear Londres y visitar infinidad de sitios. Monumentos, jardines, museos, palacios... prácticamente no hay problema en ningún sitio. Además las aceras no tienen escalón, lo que facilita el deambulaje. Una cosa que aconsejamos es subir a uno de los barcos (son accesibles) que recorren el Támesis. Un sitio bonito para ver es la ciudad de Windsor, donde está el castillo medieval real del mismo nombre. Esta ciudad se encuentra en la ruta entre Londres y Liskeard, por lo que se puede programar la parada a la ida o a la vuelta. El palacio lógicamente solo tiene una pequeña parte visitable, ya que es residencia real, pero verlo desde fuera ya es impresionante. Tiene acceso para personas con movilidad reducida, pero no todo es accesible. Una de las atracciones es la casa de muñecas de la Reina María, una reproducción a escala de una residencia de principios del siglo XX con todo lujo de detalles; de hecho, hasta las botellas están etiquetadas y rellenas del líquido correspondiente.

 

En esta misma ruta hay otro sitio que debemos visitar: Bristol; con su puente suspendido en el barrio de Clifton, la Catedral o su prestigiosa Universidad. Y a pocos kilómetros de nuestro alojamiento en Liskeard resulta interesante Mount Edgumbe, Looe o Tallant. 

  

 

 

made with love from Joomla.it