Un parque inclusivo: Madrid Río

Pasear es un placer en cualquier parte, pero tiene más valor cuando se trata de hacerlo en una gran urbe y en un entorno sobre el ruido soterrado de las carreteras. Este espacio, la antigua M-30, ahora recibe el nombre de Madrid Río y discurre desde el Puente de los Franceses hasta el Parque del Manzanares. Las obras de soterramiento de esta carretera y la construcción del parque se iniciaron en 2003. Hoy se puede disfrutar de este espacio recuperado para el ocio y la tranquilidad.

 

 

En este parque se conjuga ciudad y naturaleza, aún con árboles de mediano porte. De la ciudad tiene el encanto de estar cerca de lugares emblemáticos, las zonas históricas y monumentales. Cómo no recordar los famosos fusilamientos del 3 de mayo, (en la montaña de Príncipe Pío, en aquel momento a las afueras de la ciudad y ahora un hervidero de carreteras, trenes y viandantes). Y desde este espacio del Puente del Rey, además, estamos en contacto con uno de los jardines más frondosos de la ciudad: el Campo del Moro. Sobre ellos, el majestuoso Palacio Real y la basílica de la Almudena, presidiendo desde las alturas este espacio que recorremos. Y en la parte baja, junto al río Manzanares, un paseo que se va a prolongar durante muchos kilómetros siguiento el curso de este recuperado afluente del Jarama, que a su vez lo es del Tajo, al que finalmente entregará sus aguas.


 
Zona monumental junto al río Manzanares: Palacio Real y la Almudena
 


Son varios kilómetros de paseo, carril bici y arboleda que descienden acompañando al río y nos llevan junto al estadio Vicente Calderón, que dicen que tiene los días contados, dado que hay un proyecto para derruirlo y soterrar el pequeño trozo de la M-30 que aún va por superficie en esta zona. Y a continuación, llegar al espectacular puente de Toledo.

 

Más abajo, en la margen izquierda, vemos lo que fue el antiguo matadero de la capital, hoy reconvertido en lugar de exposiciones y ocio. Todo esto en compañía de un grupo de amigos en bici, pedaleando al ritmo del más lento, pues de eso se trata, de pedalear a la vez que se charla en compañía de adultos y niños. Hay varias pasarelas por las que pasar de una margen a otra y a su vez contemplar el lecho del río, en unos puntos con la 'marea baja' y en otros con remanso donde practicar piragüismo.

Bajo nuestros pies se encuentra soterrada la M30

 

 
 

En cuestión de accesibilidad, como no podía ser de otra manera, todo está pensado para que no haya ninguna dificultad y el paseo sea de lo más llevadero. El firme es perfecto y encontramos accesos a diferentes espacios, tanto jardines como lugares de ocio o restauración. Hay rampas que nos sacan del parque para introducirnos en la ciudad, a ambos lados del Manzanares, que actúa como columna vertebral del parque. Por aquí pasea todo tipo de gente, de a pie, corriendo, en bici, patines, patinetes, sillas de ruedas... por supuesto, de cualquier edad y condición física. Es el parque inclusivo por definición. Cabemos todos, con el único fin de disfrutar de una mañana o una tarde entre la urbe y la incipiente naturaleza. En ocasiones encontramos tranquilidad, pero por momentos también el bullicio aumenta y parece que nos encontramos en hora punta a la salida del metro. Y con la llegada de la primavera, son más los que se animan a salir a disfrutar del solecito y la buena compañía. En poco tiempo veremos estos árboles de medio porte dar sombra para evitar las altas temperaturas en las horas soleadas.

 
 


La estatua, que mide 13 m y pesa 8.000 kg, es obra del escultor Manolo Valdés
 
Y al llegar al Parque Lineal del Manzanares encontramos la guinda del pastel: la estatua de la Dama del Manzanares que se alza en la colina más elevada del parque. Para llegar hasta arriba hay que ascender una larga rampa de tierra compactada que requiere ayuda para una persona en silla de ruedas, pues la pendiente así lo dicta. Pero todo se consigue si uno se lo propone y cuenta con una excelente compañía. Y desde las alturas, como no puede ser menos, las vistas son espectaculares del parque y de la ciudad a pocos kilómetros.
 


made with love from Joomla.it