El Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO, que celebra su reunión anual en Estambul, ha incluido hoy al Sitio de los Dólmenes de Antequera (Málaga) en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Así, desde el 15 de julio de 2016 pasará a ser el 45 bien cultural de nuestro país, tercero mundial con número de bienes inscritos.

/>

 

Más información del Parador de Antequera, características, precios, disponibilidad, fotos, reservas, aquí

 

BELLEZAS FUNERARIAS

El origen de lo que hoy denominamos panteones funerarios bien lo podemos encontrar en el conjunto arqueológico de los Dólmenes de Antequera, construcciones funerarias megalíticas de la Edad del Bronce, que por increíble que parezca ya eran prácticamente accesibles. Este espectacular complejo dolménico, considerado el mejor conservado de España, ubicado a unos 50 km de Málaga, tiene tres bellezas: el Dolmen de Menga, el de Viera y El Romeral.

Para llegar a estos vestigios megalíticos de la cultura funeraria, vamos a Antequera por la carretera de Málaga. A unos dos kilómetros antes de llegar nos encontramos el conjunto arqueológico Dólmenes de Antequera. Es un recinto totalmente moderno, cercado con una especie de caseta en la entrada que, por el mmomento, está vacía. Al recinto podemos acceder con el coche y ya en su interior hay dos zonas de aparcamiento reservadas a personas con movilidad reducida.

La visita al recinto es totalmente gratuita, incluso hay visitas guiadas también sin coste, aunque la existencia de la caseta en la entrada hace pensar que al acceso gratuito le queda poca vida. Lo primero que tenemos que hacer es ir al edificio de recepción, donde toman nota del número de visitantes, nos facilitan un folleto explicativo del conjunto y nos invitan a ver un vídeo de la construcción de estos megalitos. Bajo el edificio de recepción, tras descender por una larga rampa, están los aseos, donde hay un baño accesible.

Iniciamos el recorrido desde el aparcamiento y comenzamos a ascender por un serpenteante camino asfaltado y con gravilla que nos lleva a la primera parada: un reloj de sol. Seguimos por el camino de tierra y a unos trescientos metros, recubierto de tierra formando un túmulo que hace que pase desapercibido en el entorno, llegamos al primer dolmen: el de Viera. Construido hace casi cinco mil años, podemos acercarnos a su entrada por un pasillo  a cielo abierto hasta llegar a una especie de puerta, sin dintel, con un tranco que impide el acceso en silla de ruedas. Desde ahí apreciamos lo único que se puede ver de este dolmen lleguemos o no a su interior: el largo corredor de más de 20 m que lleva a la cámara mortuoria, sus paredes formadas por grandes bloques de piedra y su techumbre a no demasiada altura. Todo este monumento tiene el suelo de tierra compacta, por lo que se puede caminar bien por él en silla de ruedas.

Continuamos el recorrido por los caminos de tierra y a menos de cien metros estamos a la entrada del dolmen más emblemático y espectacular del este complejo dolménico: el de Menga. Es el más antiguo, data de unos 3.500 años antes de Cristo, y sorprende por sus grandes dimensiones. Al igual que el de Viera, está bajo una cubierta de tierra que solo deja ver la entrada, eso sí, mucho más amplia. El firme para entrar es un tanto irregular, por lo que lo haremos con un poco de dificultad. Una vez pasada esta zona, el interior es bastante llano y cómodo.

Tras la puerta metálica accedemos a una enorme cueva artificial de más de veinticinco metros de largo, siete de ancho y cuatro de alto. Si miramos hacia arriba podemos contemplar cinco grandes losas de piedra en posición horizontal que descansan sobre tres pilares. Esto da idea de la magnitud de la construcción y de las toneladas de piedra que tenemos sobre nosotros.

El dolmen de Menga está orientado hacia la Peña de los Enamorados, roca con silueta de mujer yacente que podemos ver desde el interior. La leyenda cuenta que desde ella se arrojaron dos enamorados (un cristiano y una mora) en la época de la reconquista cuando eran perseguidos por el padre de ella que no aprobaba sus relaciones. 

Este megalito está considerado uno de los más importantes de Europa. Gracias a las últimas excavaciones se descubrió un pozo en el interior de la cámara central del dolmen de casi veinte metros de profundidad. Para poder observarlo con comodidad está iluminado y protegido por una reja metálica.

Para ir al tercer "panteón" de enterramientos deberemos tomar el coche. En dirección a Málaga, a unos tres kilómetros y con señalización mejorable, llegamos al túmulo del El Romeral, donde se esconde un dolmen de características diferentes.

Posterior en cuanto a su construcción y complejidad de la estructura, accedemos por un pasillo descubierto que nos conduce a la boca de la cueva con paredes  formadas con pequeñas piedras. Tras diecisiete metros de pasillo de unos dos metros de altura llegamos a una puerta bajita, justa para personas en silla de ruedas, que da acceso a la primera cámara. Las paredes siguen siendo de piedras pequeñas, pero el techo está compuesto por losas de piedra más grandes. Esta cámara tiene la particularidad de que es una especie de cúpula construida con pequeñas piedras y rematada con una gran losa. A continuación hay otra cámara que se puede observar desde la primera por un orificio protegido con una reja, donde hay un espejo que nos muestra su cúpula.

Tres dólmenes, dos de ellos plenamente accesibles para usuarios de silla de ruedas que nos harán retroceder en el tiempo hasta épocas neolíticas y que harán que disfrutemos de una mañana de forma diferente.

Un buen lugar para hospedarnos en Antequera es el Parador, un edificio modernista recientemente reformado y rodeado de jardines. Está totalmente accesible, y cuenta con habitaciones adaptadas cómodas y aparcamientos reservados en la entrada. Junto al bar y cafetería está la zona de la piscina totalmente accesible. Desde Antequera podemos hacer centro para recorrer las distintas ciudades andaluzas, ya que está ubicada en el centro de la Comunidad Autónoma. Desde el espacioso restaurante tenemos unas vistas inmejorables de la Peña de los Enamorados o de la vega de Antequera.

made with love from Joomla.it